Copa Inter-Continental

 

Copa Inter-Continental

Copa Inter-Continental

También conocida como la Copa Mundial de Clubes y la Copa Toyota, la Copa Inter-Continental fue creación de Henri Delauney, el antiguo secretario general de la UEFA. Su propuesta, que los campeones de los dos continentes deberían competir por un trofeo a nivel mundial, también inspiró la creación de la Copa Libertadores, la respuesta de Suramérica a la Copa Europea.

Entre 1960 y 1980 todas las finales se jugaban en dos etapas. De manera poco común, hasta 1968 el factor decisivo para el triunfo eran los puntos, no el total combinado de goles, y si había empate en los puntos se requería de un tercer encuentro. Los primeros ganadores de la competencia fue el equipo Real Madrid; los equipos AC Milan, Peñarol y Nacional han ganado el torneo la cifra récord de tres veces cada uno.

La primera aparición del Manchester United en el torneo se produjo en 1968, cuando perdieron un brutal partido decisorio contra el equipo Estudiantes de La Plata de Argentina. Los suramericanos ganaron 1-0 en casa y frenaron al United para empatar 1-1 en Manchester. En 1969 se jugó la primera final en dos etapas con el triunfo determinado por total de goles acumulados.

El torneo estuvo a punto de desaparecer en la década de los 70 cuando varios equipos europeos como el Ajax, el Liverpool y el Bayern Munich se quejaron del juego enérgico de los suramericanos. El torneo también ha sobrevivido otros factores como enfrentamientos a golpes, acusaciones de corrupción y de incumplimiento de los reglamentos.
En 1980 el patrocinante japonés Toyota vino al rescate con su propuesta de un encuentro único a ser jugado todos los años en Tokio, con la esperanza de generar interés por el fútbol en Japón. Desde entonces el torneo ha crecido en popularidad.

La segunda aparición del United y su primer éxito en la final se produjeron en noviembre de 1999 después de ganar su segunda Copa Europea.

El equipo brasileño Palmeiras fue el oponente de los Rojos en el partido en Tokio, en el que un único gol en el primer tiempo producido por el capitán Roy Keane y sobresalientes desempeños de Ryan Giggs y del guardameta Mark Bosnich bastaron para que el United fuese coronado campeón del mundo por primera vez.

  

PATROCINADORES OFICIALES

AONFundación Manchester United