NOTICIAS Y BLOGS DE LOS AFICIONADOS

El grito de Rio

"Especialmente Rio demostró cuánto se preocupan los jugadores, lo apasionados que son y cuánto significaba este resultado al gritar al unísono con la afición..."

Mark Sullivan, MUTV


25/10/2010,
Página 1 de 2 Siguiente 

Un maravilloso doblete

El domingo fue un día fantástico. Primero jugué con un equipo de aficionados del Manchester United contra un equipo de aficionados del Stoke City y ayudé a conseguir el triunfo por 2-1. Después, estuve en el Britannia Stadium para animar a los Rojos en su triunfo con el mismo marcador.

No los aburriré con muchos detalles de mi encuentro matutino, el cual fue una simple entrada, previa al platillo principal. Es suficiente decir que difícilmente pudo considerarse como un clásico, la mayoría de los segundos toques fueron barridas y el juego se decidió finalmente con un destartalado penal. Sin embargo, triunfamos.

Victoriosos, bañados y cambiados, nos subimos a nuestros autos y nos dirigimos rápidamente al Britannia. Cuando llegamos, aproximadamente media hora antes del arranque del partido, ya se estaba creando un buen ambiente. No hay nada parecido a ver al United fuera de casa, parecería que el equipo local, de cualquier lugar que visitemos, estuviera jugando la final de la liga y el domingo no fue diferente.

Desde el inicio del partido hasta el silbatazo final, los aficionados del United fueron magníficos, con facilidad cantaban más fuerte que la afición local, que aseguraba ser la más escandalosa de la Liga Premier. '¿En dónde está tu famoso ambiente?' fue uno de los muchos cánticos que la porra llamada "Red Army" o Ejército Rojo cantó a todo volumen y las antiguas estrellas, George Best, Eric Cantona, Ronaldo e incluso 'Jip' Jaap Stam, fueron honrados.

El domingo llegó la hora de que un nuevo héroe brillara. Javier Hernández, también conocido como el Chicharito, se robó el espectáculo con un magnífico doblete. El Ejército Rojo celebró su primer gol instintivo con ánimo, el segundo con aún más entusiasmo. Había un desbordamiento de alegría, alivio, agitación y pasión.

Al mismo tiempo que celebrábamos el gol decisivo de Chico, también lo hicieron sus compañeros de equipo frente de nosotros. Especialmente Rio demostró cuánto se preocupan los jugadores, lo apasionados que son y cuánto significaba este resultado al gritar al unísono con la afición y al jalar la insignia en su pecho.

Cuando llegó el silbatazo final se escuchaba únicamente un cántico, mientras 3.000 aficionados visitantes aclamaban al ganador del partido. ‘Chico, Chico, Chico…’ gritábamos entusiasmados y el mexicano partió con una radiante sonrisa de oreja a oreja.

Me dolían las piernas y estaba afónico, pero mi espíritu se había rejuvenecido con un magnífico

Página 1 de 2 Siguiente 

PATROCINADORES OFICIALES

AON