ENTREVISTAS

08/03/2013,
Página 1 de 2 Siguiente 

Un día en la vida de Valencia

No podría ser más grande el contraste que existe entre la infancia de Antonio Valencia en una pequeña aldea en Ecuador y la vida que lleva ahora en Mánchester. Nos reunimos con el poderoso y dinámico volante en el campo de entrenamiento de los Rojos en Carrington.

¿Qué recuerdas de tu primera visita a Inglaterra?
Fue algo increíble. Llegué como a las siete de la tarde y hacía un frío increíble. Me pregunté: ‘¿Qué hago aquí? ¡Esto no es lo mío!’ Pero con el tiempo me he ido acostumbrando.

Te encontraste con algo muy diferente, ¿verdad?
Sí, totalmente diferente. Venía de una ciudad muy calurosa. Venir a Mánchester donde hace tremendo frío, verdaderamente me impactó. Gracias a Dios, me he ido acostumbrando y ahora me siento bien.

Naciste en un pequeño pueblo en la selva tropical. ¿Cómo ha cambiado tu vida ahora que vives en una gran ciudad?
Mi vida ha cambiado mucho. Vengo orgullosamente del oriente del Ecuador, de un pueblo muy tranquilo, de mucha la naturaleza. Todos se conocen. Venir a vivir a una ciudad tan grande como Mánchester, que vive del fútbol, es muy distinto. Gracias a Dios me ido acoplando bien, eso es lo más importante.

¿Qué es lo que más te gusta de Mánchester?
Me gusta cuando juega el United y ¡cuando me puedo ir tranquilamente a mi casa!

Tuviste una hija desde que llegaste al United. ¿Este feliz acontecimiento te ha cambiado mucho como persona? De ser así, ¿en qué sentido?
Sí, me ha cambado la vida. Estoy dedicado a mi hija, a mi familia. Todo lo que hago es por ella, para que pueda tenerlo todo.

Página 1 de 2 Siguiente 

PATROCINADORES OFICIALES

AONFundación Manchester United