REPORTAJES

18/11/2010, Reportaje de Karla Villegas Gama
Página 1 de 2 Siguiente 

Chicharito, un católico ferviente

El ritual que realiza Chicharito antes del silbatazo inicial no es cosa nueva, lo ha llevado a cabo durante mucho tiempo y se debe a las tradiciones de su familia.

Javier Hernández proviene de una familia católica, parte de esto se debe a sus orígenes tapatíos. Jalisco, el estado de la República Mexicana donde se localiza Guadalajara, la ciudad de origen de Javier, es una de las regiones de mayor fervor de México, no por nada es sede de la segunda Arquidiócesis más grande del país, sólo después de la del Distrito Federal, capital de la nación.

El fervor de la familia Hernández Balcázar no nació de la noche a la mañana. Desde temprana edad, Chicharito fue muy apegado a sus abuelos y mantuvo una relación estrecha con ellos, sobre todo con su abuela Luz María, cariñosamente apodada Doña Lucha, y quien le ha inculcado el amor por el catolicismo.

Cuando su nieto viajó a la Copa del Mundo de Sudáfrica sabía que tenía la oportunidad de destacar en el máximo certamen futbolístico, por ello, Doña Lucha colocó un altar en el que pidió a Dios y a la Virgen por el éxito de Javier. En junio de este año le confesó a CNNMéxico que “para él es muy importante salir a jugar con mi bendición”.

En todos los partidos que Chicharito alinea como titular, se hinca, cierra los ojos y ruega a Dios por una buena actuación, un ritual que pocas veces se ha visto en el balompié. Cuando Javier entra como sustituto toca el pasto, se persigna y mira al cielo.

Todo parece indicar que encomendarse a Dios ha dado resultado, con su antiguo club, Chivas de Guadalajara, disputó 73 cotejos y consiguió 31 tantos,

Página 1 de 2 Siguiente 

PATROCINADORES OFICIALES

AONFundación Manchester United