REPORTAJES

07/10/2013, Reportaje de Ben Ashby
Página 1 de 2 Siguiente 

#23 – El oportunismo de Best

El gran talento de George Best salió a relucir en un momento tristemente célebre ante la selección de Inglaterra en 1971.

Jugador: George Best
Partido: Irlanda del Norte ante Inglaterra, 15 de mayo, 1971, Windsor Park

Si los dioses del fútbol pudieran confesar sus arrepentimientos, uno de ellos seguramente sería que George Best nunca jugó en una Copa Mundial o campeonato europeo. Sin embargo, Bestie dejó su huella en el fútbol internacional, particularmente en el encuentro ante la selección de Inglaterra en un duelo del Home Championship, en mayo de 1971, disputado en el Windsor Park, donde el jugador hechizó a todos con su talento fuera de serie. Fue magia pura de Best: imaginación, osadía, genialidad.

Gordon Banks, con el balón en la mano, estaba a punto de despejar. Best se colocó enfrente del guardameta de una manera que actualmente está prohibido por las reglas. Pero Best tenía un plan.

"Yo siempre había pensado", recuerda en su autobiografía titulada Blessed, "que si elegías el momento exacto, podrías robarle la pelota al portero en esa fracción de segundo que transcurre entre que él deja caer la pelota y hace contacto con la bota”.

Y George hizo exactamente eso, y mandó el balón por encima de la cabeza de Banks, cuando este trató de patearla. Corrió hacia atrás del cancerbero y se dirigió velozmente a la cabaña rival. Banks

Página 1 de 2 Siguiente 

PATROCINADORES OFICIALES

AONFundación Manchester United